Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

Lugares de observación

Lugares de observación

Gran Senda de Málaga (GR 249). Etapa 21. Estación de El Chorro (Álora) - Carratraca - Ardales

El inicio de la etapa está claramente marcado por la presencia de grandes cortados que permiten la existencia de especies típicamente rupícolas, y por el embalse del tajo de la Encantada que incluirá especies acuáticas a nuestra lista. El primer ascenso transcurre por un pinar con palmitos, retamas y algunas sabinas y una vez se llega a la zona del mirador el recorrido hasta Ardales viene marcado por terrenos de cultivo dedicados principalmente al almendro, salpicados de casas y zonas dedicadas al pastoreo. Se hace muy patente el marcado carácter forestal de estas tierras, con encinas de mediano porte que reclaman su espacio. Entre cultivos y zonas de repoblación de pinar se llega al destino de la etapa, en la localidad de Ardales.

Especies Singulares

Rapaces como el buitre leonado, el águila perdicera, el halcón peregrino y el cernícalo vulgar son frecuentes en la zona de inicio de etapa, al igual que el cormorán grande, garza real, garceta común y martín pescador, en el tramo en el que cruzamos el río Gualdalhorce. En la zona de la estación de tren la tórtola turca, vencejos, golondrina común, aviones común y roquero, estornino negro, gorrión común y fringílidos como el jilguero y el verderón común delatan la presencia humana, si bien en este entorno podremos observar también otras especies, dada la presencia de arbolado y matorral (p.ej. curruca cabecinegra y capirotada, carbonero común, piquituerto, pinzón vulgar y escribano montesino). En la zona de ascenso bordeamos varios farallones rocosos que pondrán a nuestro alcance especies propias de lo vertical, tales como la paloma bravía, el roquero solitario, la collalba negra y la chova piquirroja. En la parte más alta, el mirador es un lugar excepcional para disfrutar del vuelo de las rapaces, vencejos y chovas.

Una vez comenzamos la parte de senda que transcurre a través de lomas con casas, cultivos, manchas de repoblación de pinos y encinas sueltas, será el arrendajo la especie que más llame nuestra atención, con su visible obispillo blanco y sus sonoros reclamos. Además, numerosos jilgueros, verderones, verdecillos y pardillos nos acompañarán en esta parte de la senda, junto a especies como el mochuelo, la perdiz roja, la curruca cabecinegra, el carbonero común, el estornino negro y el pinzón. A lo largo de esta parte se cruzan varios cauces donde tendremos la ocasión de ver zorzales comunes y alirrojos, petirrojo, curruca capirotada, oropéndola y piquituerto. Además, el águila culebrera es frecuente en la zona durante los meses de primavera y verano, y las águilas real y perdicera utilizan estas lomas como zona de alimentación. Si transitamos a primeras o últimas horas del día podremos escuchar autillo y búho real.

Si desea más información sobre esta etapa (localización, fenología o valores naturales), pinche aquí.

Itinerario

En esta etapa subiremos a la parte superior de las Mesas de Villaverde, paraje pintoresco desde el que contemplar unas impresionantes vistas del Tajo de los Gaitanes y del Valle del Guadalhorce, observar las aves rapaces que lo sobrevuelan, o visitar la iglesia mozárabe de Bobastro.

 

Ruta A pie
Tipo etapa Lineal
Distancia 21700
Tiempo estimado 7:00
Tipo de firme Pista de tierra, arenoso y asfalto.
Dificultad - Azul - Fácil