Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

El mosquitero que surgió del frío

Noticias


El mosquitero que surgió del frío

Su canto le ha valido muchos nombres onomatopéyicos en distintos idiomas

Con la llegada del invierno nuestros campos, bosques y parques se llenan de un simpático pajarillo que se convertirá en una de las especies más abundantes de la temporada. Este no es otro que el mosquitero común.

Un pequeño pajarillo verde

El mosquitero común (Phylloscopus collybita) es un pequeño pájaro de apenas 10 o 12 cm de longitud, más bien rechoncho, de tonos amarillentos y oliváceos, como si de una mezcla de productos tan malagueños como el limón o la aceituna se tratase. El pico fino, por si el nombre de mosquitero no nos había dado ya una pista, nos confirma que se alimenta de insectos y otros artrópodos de pequeño tamaño. De hecho, su modo de caza es peculiar: recorre la vegetación buscándolos y picoteando si estos no vuelan; pero, si el insecto intenta escapar volando, el mosquitero puede perseguirlo revoloteando, pareciendo a veces un colibrí, hasta que con un sonoro “clac” cierra el pico sobre su presa y vuelve al punto del que salió.

Por sus sonidos lo conoceréis

Este comportamiento de caza, moviéndose entre el follaje, y su color, pueden hacerlo difícil de detectar a vista. Sin embargo, es un pájaro que gusta de ir reclamando habitualmente, manteniéndose en contacto con otros congéneres. El reclamo más habitual es un agradable silbido ascendente, algo así como un “huit”. Por su parte, el canto, que emite principalmente durante la época de reproducción (en primavera y verano) o cuando esta se acerca, es una peculiar serie de notas aisladas, unas más agudas y otras más graves, que mezcla a placer: “tsip-tsip-tsap-tsip-tsap-tsip-tsap-…”. Este le ha valido muchos nombres onomatopéyicos en distintos idiomas, desde el inglés “Chiffchaff” al alemán “Zilpzalp”. Incluso el epíteto específico “collybita”, derivado de “kollubistes”, que significa cambista o cambiador de monedas en griego, hace referencia a esta característica, ya que ese canto puede recordar al tintineo de las monedas en la mesa del cambista. Su nombre común en castellano hace referencia a su alimentación antes mencionada a base de insectos alados, fundamentalmente mosquito.

Cuándo y dónde verlo

Como decíamos, el mosquitero común es principalmente un visitante de invierno en nuestra provincia. Los hábitats que usa principalmente son las arboledas o matorrales más o menos densos en los que encuentra las pequeñas presas de las que se alimenta, desde la misma costa hasta la media montaña siempre que las temperaturas no impidan la supervivencia de su alimento. Se le puede encontrar igualmente en jardines, huertas, parques u otras zonas verdes humanizadas que cumplan con los requisitos mínimos que necesita.

A pesar de ese carácter invernante, cada año se observan machos cantores en época y zonas propicias para su reproducción en el parque nacional Sierra de las Nieves. Aunque todavía no se ha constatado su reproducción allí, es posible que en un futuro cercano se confirme, ya que lo hace en zonas similares de la no muy lejana sierra Nevada.

Otros mosquiteros que podemos ver en Málaga

No es este el único mosquitero que hace acto de presencia en la provincia. Durante la época de reproducción y la migración contamos además con el mosquitero papialbo ( y el mosquitero ibérico; al mosquitero musical lo vemos solo durante la migración, al igual que al más escaso mosquitero silbador; y de otras especies como el mosquitero bilistado hay solo citas ocasionales.

De estas especies, es más fácil de confundir con el ibérico, que se diferencia por unos pequeños detalles de plumaje y morfología con gran solapamiento. El reclamo, sin embargo, es descendente, un “chiu”, fácilmente distinguible con algo de práctica, y el canto lo termina con una frase acelerada que el común nunca presenta. El siguiente más parecido sería el musical, de mayor tamaño, con las alas más largas, una ceja más marcada y unas patas de color pardo rosáceo muy diagnósticas frente a las patas negras del común.