Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Lugares de observación

Birding Málaga

Lugares de observación

GR 249. Etapa 29: Casares - Estepona


Casares es un lugar de interés para la observación de aves, tanto sus zonas de sierra como el mismo núcleo urbano, ya que acoge una población reproductora de cernícalo primilla y también varias parejas de buitre leonado en los cortados visibles desde sus miradores. En el arroyo de los Molinos podremos observar aves de ribera y asociadas a cultivos, en un ambiente propio de la comarca del estrecho de Gibraltar, que de nuevo se retomará una vez cruzada la falda sur de sierra Bermeja, aunque esta vez sobre sustrato metamórfico. La gran protagonista de la etapa es la sierra de naturaleza plutónica, que nos ofrece hermosas vistas que incluyen el continente africano. El final de etapa se hace a través del arroyo de La Cala, a través del cual alcanzamos el paseo marítimo de Estepona, donde podremos disfrutar de aves costeras.

 

Especies Singulares

El mismo inicio ya aportará una gran cantidad de aves que, dependiendo de la época del año, incluirá una elevada diversidad y una gran abundancia. En primavera y verano serán los vencejos, golondrinas y aviones comunes los más frecuentes, acompañados de buitre leonado (frecuente en el mismo pueblo), cernícalos vulgar y primilla, tórtola turca, estorninos negro y pinto, grajilla y gorrión común.

Conforme avanzamos y nos introducimos en el flysch del Aljibe, la presencia de zonas de cultivo junto a acebuches y lentiscos, facilitará la observación de tórtola común, petirrojo, tarabilla común, zorzales común y charlo, mirlo común, currucas capirotada y cabecinegra, papamoscas gris, carbonero común, pinzón vulgar, jilguero, lúgano, verderón común, verdecillo y escribano montesino. En el entorno del arroyo de los Molinos también aparecerán pico picapinos, lavandera blanca y cascadeña, chochín y en ocasiones puede observarse alzacola, al igual que en la zona con cultivos de vid que se cruza en la finca del cortijo del Robledal. Es curioso que en esta zona puedan verse durante la época de cría la curruca tomillera y el bisbita campestre, especies ligadas a altitudes superiores en el resto de la provincia. Desde esta zona hasta que pasemos el poblado de La Acedía se suceden colinas salpicadas de casas en las que predominan alcornoques y zonas de matorral, donde de nuevo destacan las especies forestales ya citadas junto a aquellas de espacios abiertos; pico picapinos, abejaruco, abubilla, arrendajo, curruca capirotada, carbonero común y pinzón vulgar acompañan a cogujada común, tarabilla y curruca cabecinegra.

Una vez en el mirador de Peñas Blancas podemos disfrutar de una amplia vista de sierra Bermeja, siendo un buen momento para buscar en el cielo aves rapaces. Desde aquí podremos observar buitre leonado, águilas culebrera y calzada, ratonero común, gavilán, cernícalo vulgar y, con un poco de suerte, águila real. Durante las épocas de paso de aves también podremos observar milano negro y abejero europeo.

A continuación viene el arroyo Vaquero, a través del cual entramos en la sierra, y siguiendo su curso, en el leve ascenso entre pinos y alcornoques, podremos ver tórtola común, torcecuello, petirrojo, mirlo común, zorzal charlo, currucas capirotada y cabecinegra, oropéndola, trepador azul, agateador común, verderón, verdecillo, jilguero y pardillo, con gorriones y estorninos en el entorno de las casas. La subida nos conduce a una explanada desde la cual se divisa un tramo de sierra por recorrer y también el vertedero de residuos urbanos, que puede provocar la concentración de miles de aves. Las mayoritarias son las gaviotas (patiamarilla, sombría y reidora), aunque también aparecen garcillas bueyeras, buitre leonado y, durante los periodos de migración, milano negro y cigüeña blanca en cifras altas.

En plena falda de sierra Bermeja pisamos un suelo muy suelto que exige cuidado en nuestros pasos, ya que hay numerosas piedras que, a veces, ponen a prueba los tobillos. Es patente la historia de incendios de la sierra, dada la escasez y dispersión de pinos resineros, aunque se cruza un bosquete que supone una isla antes del barranco del Infierno. En esta zona predominan cogujadas, tarabilla común, colirrojo tizón y curruca cabecinegra, junto a fringílidos como el jilguero, pardillo y verderón común, aunque conviene estar atento al cielo porque podremos ver algunas de las rapaces mencionadas anteriormente, junto al trasiego de gaviotas vinculado al vertedero. Además podremos observar collalba negra, roquero solitario y con suerte, veremos u oiremos al búho real.

Ya en las cercanías del río Guadalobón aumenta la abundancia de aves que acuden al mismo en busca de agua, efecto que es especialmente marcado durante los meses de verano. Una vez dejamos atrás la piedra suelta, y salimos a la carretera que une Estepona con Los Reales de sierra Bermeja, aún quedan 10 kilómetros para llegar a nuestro destino. Entramos ahora en la cuenca del arroyo de La Cala, donde de nuevo aparecen alcornoques y jaras, y hacen acto de presencia zonas habitadas con presencia de huertas. Aquí tenemos de nuevo una comunidad de aves formada por especies forestales acompañadas de otras acostumbradas a la presencia humana, que ya se han mencionado anteriormente. Lavanderas cascadeñas y carriceros comunes, que nidifican en las formaciones de cañavera, nos recuerdan que andamos muy cerca del cauce, y no será raro que observemos alguna águila calzada, ratonero, gavilán o cernícalo antes de acercarnos al núcleo de Estepona. Al igual que en otros casos, tendremos el aviso de tórtolas turcas, estorninos y gorriones de que nos aproximamos a un núcleo urbano. Ya en el paseo marítimo de Estepona tendremos ocasión de observar especies marinas y costeras, que se detallan en el texto dedicado a la etapa 30 (Estepona – Marbella).

Si desea más información sobre esta etapa (localización, fenología o valores naturales), pinche aquí.

Itinerario

La mole de Sierra Bermeja da pistas al viajero sobre la difícil andanza y soberbios paisajes que le esperan. Y  todo eso recorriendo una diversidad litológica realmente sorprendente. Antes de subir a la sierra,  la Gran Senda de Málaga describe una serie de grandes curvas para conocer las tierras de bujeos del Arroyo de los Molinos de Casares y los esquistos de La Acedía.

Rutas A pie En bicicleta A caballo
Tipo etapa Lineal
Distancia 24220
Tiempo estimado 7:00
Tipo de firme Aceras, pista de tierra, senderos pistas hormigonadas y carreteras.